Las neuronas del corazón ayudarán a tratar ataques cardíacos

MADRID.- (EFE).— Un equipo de científicos creó el primer mapa tridimensional de las neuronas del corazón, avance que ayudará a estudiar el papel de los grupos de neuronas en los ataques cardíacos y otras patologías, y que sienta las bases para desarrollar mapas virtuales de otros órganos vitales.

El estudio, liderado por investigadores de la Universidad Thomas Jefferson, en Pennsylvania, Estados Unidos, se publicó a en la revista “iScience”.

Normalmente las neuronas se asocian con el cerebro, pero también juegan un papel importante en otros órganos.

“Muchos cardiólogos ni siquiera son conscientes de que hay neuronas en el corazón, y mucho menos de que son críticas para la salud de este órgano”, explica James Schwaber, director del Instituto Daniel Baugh de Genómica Funcional y Biología Computacional de la Universidad Thomas Jefferson y autor principal del estudio.

Sin embargo, gracias a esta técnica virtual, se podrá estudiar la organización y la función de las neuronas del corazón a un nivel de detalle sin precedentes y “construir una imagen completa de la estructura del corazón, fundamental para abordar los problemas de salud”, dice.

El modelo tridimensional se hizo superponiendo imágenes y técnicas de expresión genética.

En primer lugar, con un bisturí de diamante, se hicieron unos finos cortes a lo largo del corazón, se tomaron unas muestras, y se captaron unas imágenes microscópicas que fueron la base de la reconstrucción 3D.

En paralelo, con una técnica denominada microscopía de escaneo de borde de cuchillo (KSEM), se eliminaron las neuronas individuales de las muestras recogidas y se registró su localización precisa dentro del corazón.

Con transcriptómica unicelular, se determinaron los perfiles de expresión génica de cada una de estas neuronas recolectadas.

Una vez recolectados todos estos datos, se ajustaron en un modelo tridimensional para crear una imagen completa de la red neuronal del corazón.

 

“Con el mapeo espacial de la expresión genética, podemos empezar a discutir los papeles precisos que juegan estas neuronas” y averiguar si los grupos separados de las neuronas del corazón tienen diferentes funciones o trabajan de forma integrada para garantizar la salud de ese órgano, algo que hasta ahora “no era posible”, subraya Zixi Jack Cheng, anatomista cardiovascular y fisiólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Florida Central y coautor del estudio.