De todo y para todos

COVID-19: pacientes graves tienen 10 veces más riesgo de padecer paro cardíaco

Pacientes graves con COVID-19 tienen alto riesgo de ser víctimas de un paro cardíaco, así lo asegura un estudio recientemente realizado por la Facultad de Medicina Perelman de la Universidad de Pensilvania de Estados Unidos, pero ¿por qué?, ¡te contamos los detalles!

Pacientes con COVID-19 y los paros cardíacos

De acuerdo con los científicos, los pacientes infectados con el nuevo coronavirus que se encuentran en unidades de cuidados intensivos (UCI), tienen hasta 10 veces más riesgo de sufrir un paro cardíaco en comparación con otros pacientes hospitalizados que sufren de COVID-19.

De igual manera, señalan que pueden padecer también trastornos del ritmo cardíaco, entre los que destacan taquicardia ventricular no sostenida, es decir frecuencia cardíaca rápida que se detiene por sí sola en 30 segundos, fibrilación auricular que es frecuencia cardiaca irregular y bradiarritmia que se refiere a ritmos cardíacos lentos, esto debido a que el COVID-19 genera una enfermedad sistémica que en forma grave tiene dichas consecuencias.

Al respecto, el profesor asociado de Medicina Cardiovascular en Pen, autor principal del estudio y electrofisiólogo cardíaco, Rajat Deo, MD, señaló la importancia de conocer cómo el COVID-19 afecta a todos los órganos del cuerpo y eso incluye las anormalidades del ritmo cardíaco, pues eso ayudará a dar un mejor tratamiento a los pacientes.

Hasta el momento se sabe que pacientes con COVID-19 desarrollan, alta incidencia de arritmias cardiacas, especialmente en aquellos que están en cuidados intensivos, pues al menos el 44 por ciento de pacientes en China que fueron trasladados a UCI padecían de dichos trastornos de ritmo cardíaco.

Las alteraciones en el ritmo cardíaco se suscitan cuando los latidos se realizan de forma irregular, lenta o muy rápidamente debido a que no funcionan correctamente los impulsos eléctricos.

Es importante destacar que dichos trastornos del corazón pueden desencadenar pérdida brusca de la función cardíaca, paros cardíacos y accidentes cerebrovasculares.