Corrupción: ¡Uy, si Andrés quisiera!

/ Por: Salvador Camarena / El Informador Jalisco/

Sin necesidad del papeleo de una extradición, sin que se requiera un avión de la FGR cruzando en ambas direcciones el Atlántico, es más, sin que se “ocupe” ponerle un convoy para que le transporten a una suite de hospital, Andrés Manuel López Obrador podría saber mucho, mucho más sobre la corrupción del sexenio pasado.

Si nuestro adalid quisiera, lo que no sabría y podría desvelar de los fraudes del peñismo. Si tuviera curiosidad, y un poquito de iniciativa, el habitante de Palacio Nacional sabría mucho y de primera mano sobre las transas del pasado. Lo único que necesita es tratar a Rosario Robles como trata a Emilio Lozoya. ¿Querrá?

Porque si Andrés quisiera, su excompañera de partido le podría contar de, para empezar, la Estafa Maestra. De cómo un gobierno federal aceitó todo un mecanismo de desvío de recursos usando universidades, tecnológicos o institutos de radio y televisión pública.

Si Andrés quisiera, su gobierno podría tener varios y no solo un Lozoya.

Podría tener, para empezar, a Lozoya contándole cómo le hizo él mismo en Petróleos Mexicanos para que desde esa empresa se desviaran cientos de millones de pesos. De hecho, desde 2011, tiempos de Juan José Suárez Coppel en la dirección de Pemex, y hasta los dos primeros años de la gestión petrolera del preso consentido de AMLO, en la paraestatal se desviaron 3 mil 576 millones de pesos, entregados a través de seis universidades a casi un centenar de empresas fachadas, o que no entregaron los servicios contratados.

¿A poco al Presidente de la República honesta le parecen de poca monta tales fraudes a la ley y al erario? ¿A poco no se le antoja saber cómo operaban esos desvíos, incluso, en el final del sexenio de su malquerido Felipe Calderón?

Si Andrés quisiera, con mucho menos de los privilegios dados a Emilio el cantador seguro Rosario dejaría de preocuparse y le podría recordar a las autoridades actuales que ella era la titular, sí, de la Sedesol que solo en dos años entregó 2,240 millones de pesos a empresas fantasmas, pero que ni modo que ella hubiera hecho tal maniobra solita, sin que Emilio Zebadúa, su omnipresente oficial mayor, viera mayor cosa de esos desvíos, y sin que el jefe de jefes de Robles no le hubiera reclamado que qué pasó, que los amigos comparten, o al menos charpean, que para eso la integraron hace mucho a la familia mexiquense.

Uy, si Andrés quisiera, cuánto dinero no podría regresar a las arcas estatales solo de la Estafa Maestra. Porque está visto que solo con que él supiera los nombres de los que se agandallaron, seguro esos abusivos correrían a decirle que todo fue un error, que fueron instrumentalizados por el sistema, ese “aparato organizado de poder” que les torcía la mano hasta que la abrían y en ella se les pegaban miles de millones de pesos.

Pero Andrés no quiere saber. No quiere que Lozoya cuente de la Estafa Maestra. No le quita el sueño que el otro Emilio, Zebadúa, escupa las verdades, y las cantidades, que se desviaron desde la Sedesol.

Bien raro. El Presidente no quiere que se abran otros grandes temas de corrupción que, entre otras cosas, le ayudaron a llegar a la presidencia.

Quién sabe por qué trata así a Rosario mientras a Emilio está a punto de enviarle un puro para la pronta recuperación. ¿Será machismo? Porque ni modo que sea solo revanchismo: ¿de qué le sirve castigar a Rosario sin lograr que la cúpula de la ex Sedesol pague lo que se perdió? Sabe.

Uy, si Andrés quisiera, lo de Lozoya apenas una anécdota semanal de la corrupción fuera. Pero por lo visto no quiere. Y así nomás no se puede. Ni modo.